ARQUEOLOGIA. DETECTORES.

MINERALES. TESOROS. AGUA SUBTERRANEA

direcc.jpg (75702 bytes) 

Casos verídicos:

En Abril 1994 adquirí uno de los detectores direccionales del Sr Greswell, y me puse a practicar
buscando cosas.
Fue impresionante cuando le pusimos un testigo de plata y la máquina marcó hacia nuestro
dormitorio. Siguiendo los impulsos de dicho instrumento logré ubicar en el fondo del closet, una
caja con vajilla de plata que mi señora tenía guardada de años sin que yo lo supiera.

Este instrumento prometía en grande y me instalé a leer las instrucciones. El curso o manual
parecía muy complicado y me llamó la atención una sección donde habla de "Teleradiestesia" ,
el cual es la ciencia o arte de ubicar cosas "a distancia". No importa la distancia pero sí se
requiere un plano o foto del lugar. De inmediato abrí las páginas de la compañía de teléfonos en
la sección del directorio del gran Santiago (el plano de las calles de Santiago) y en un barrio
cualquiera me dediqué a detectar con el péndulo que viene como accesorio en la caja, todos los
grifos de agua del sector. Fueron como 40 en total y los marqué con un lápiz en la página la
cual arranqué y partí en automóvil a verificar en terreno si era cierto que se encontraban los
grifos en esas direcciones y a esa misma altura de las cuadras. Cual sería mi asombro al
encontrar efectivamente 38 grifos exactamente en el lugar anotado. Esto no lo podía creer. La
coincidencia habría sido absolutamente imposible.
En poco tiempo estaba haciendo lo mismo con placeres auríferos detectando los bolsillos de
mayor concentración de fierillo y oro laminar.
Yo digo si esto lo puede hacer cualquier hijo de vecino en un par de días de práctica,
entonces el potencial de esta máquina es demasiado grande....

Tengo una empresa de perforaciones. Es una empresa pequeña y hago pozos en la playa. Mi
máquina es una perforadora giratoria a la cual se le inyecta agua a presión al mismo tiempo que
perfora. No es un equipo muy sofisticado ni robusto, por lo que es eficaz solo al perforar donde
no hayan piedras o roca . Al comprar uno de los detectores del Sr. Greswell, pudimos no solo
ubicar el agua sino escoger el lugar donde hubiera solo tosca o maicillo blando para perforar.
Tan solo esto nos ahorró miles y miles. Una y otra vez probamos contrario a sus indicaciones y
fracasamos....

Nunca había podido creer que estas máquinas dé indicaciones de donde se encuentran las
vetas. Pero en el año 94 compramos una de estas máquinas que vende el Sr. Greswell en&127;
Santiago. El instrumento llegó con dos manuales. Uno sencillo y el otro complicado siendo este
un libraco de 150 páginas donde aparentemente venía la información mas explayada que la
aparecida en el otro manual de una sola página. De inmediato llamamos a Santiago para
explicarle a este caballero, que esta máquina no iba a ser posible usarla ya que escasamente
los empleados de la mina sabían leer. Recuerdo todavía su respuesta. Dijo: ¡ Boten los
manuales!
¿Como ? Preguntamos.
¡ Lo que oyen! insistió, boten los manuales!
Bueno no hicimos exactamente eso ya que los tengo celosamente guardados y los he leído mas
de cinco veces.
Pero el instrumento fué usado así no más. Sin instrucciones. Todos los días, (varios años ya) y
es  usado varias veces para orientar las excavaciones y el seguimiento de la potencia. Nadie
entiende como funciona, pero de que funciona, "Funciona".

Arrendamos una de estas máquinas (Detector Direccional Universal) ahora llmada
Trackerhound y al colocar oro en su
cápsula, el aparato empezó a indicar hacia un sillón. Lo revisamos y no apareció nada. Nos
reímos de buena gana y le explicamos al dueño que la máquina había "fallado". Al dueño no le
hizo gracia este comentario e insistió que revisáramos bien el sillón. Luego usamos el
instrumento con agua y procedimos a detectar el tendido de cañerías de agua en nuestra
propiedad (razón por la cual habíamos arrendado el instrumento) Esto anduvo bien y fue
exitoso, luego  devolvimos el instrumento. Seis meses después durante una floja tarde y
reflexionando sobre la eficiencia del aparatito me acordé sobre el incidente del sillón, y
lentamente saqué los cojines y
di vuelta dicho mueble boca abajo mientras pasaba la mano por los bordes del entretelado. No
se hizo esperar mucho y de pronto escuché un sonido seco metálico contra el parqué de
madera y que resultó ser? nada menos que un anillo de oro que fue perdido por mi madre cinco
años antes....

Soy geólogo egresado de la Univesidad de Chile, y nunca escuché tanta cantidad de
charlatanería en tan poco tiempo cuando visité al Sr. Greswell. Decirme que era posible
encontrar picados, y asentamientos arqueológicos más obras civiles en la cordillera realizadas
cien , doscientos años  o mil años atrás en un sector donde nunca uno hubiera estado antes, a
cientos de kilómetros de distancia, era sin duda la mayor mentira o acto de superchería que yo
hubiera escuchado en toda mi vida. Pero quien se creía este tipo? Pensé. Que pensaba que un
profesional como yo era? Un científico, con entrenamiento en procedimientos, ética y actitud
científica?
No me pude contener en decirle lo siguiente; Disculpe Sr... (No recordaba su nombre en aquel
entonces), pero yo he estudiado ciencias veinte años de mi vida y lo que Ud. dice no es
posible.!
Cuando el Sr. Greswell escuchó esto, no le cambió mucho el semblante, se rió y me pidió que le
llevara un mapa para hacer las anotaciones y demostrarme que era cierto. Le dije que no, que
no iba a perder tiempo en estupideces. ¡Bueno! dijo entonces, dibújeme en un papel alguna
zona relativamente familiar para Ud! Pensando que no iba a perder mucho le dibujé una cadena
de cerros para mí conocidos.
Delante mío, usando un péndulo con una cadenita, y solo en un lapso de algunos segundos,
marcó sobre el mapa con un lápiz de grafito siete lugares de esta zona pre cordillerana de la
tercera región. Me explicó que esos lugares eran
túneles, piques y forados mineros. Inmediatamente acertó en el lugar de la mina Santa Clara,
pero esas otras marcas no me eran familiares. En todo caso yo me sentí feliz, de tener la prueba
mas contundente de la historia pues el había marcado de puño en un mapa real lugares que no
existían. Creería que le iba a comprar un equipo allí en ese momento? Me di cuenta sin
embargo que yo no le había dicho cual era el lugar, donde era y ni siquiera mencioné la región.
Entonces como pudo haber acertado sobre la mina Santa Clara? En todo caso en ese momento
nunca tuve intenciones de comprarle el equipo. Luego decidí
verificar la información que me había dado y así desacreditarlo y olvidar esta cuestión.
Tres meses después al viajar a la zona, decidí verificar el lugar pues me era relativamente
familiar. Como digo no me figuraban estas obras civiles que estaban anotadas en el sketch, en
mis recuerdos, salvo una.
Tengo que confesar que efectivamente allí estaban estas minas y piques que este señor marcó.
No creo por un instante que haya conocido el lugar que queda a 1500 mts de altura y a
cuatrocientos Klms de Santiago.
Fui a verlo y le compré de inmediato un equipo que es muy bonito, pues viene en una caja de
madera, con varios aparatitos y accesorios. Nunca quiso que nos asociáramos para descubrir
minas. Esto comenzó después a ser mi verdadera intención. Nos habríamos hecho
multimillonarios. El equipo lo usé durante una época y lo he prestado varias veces.  Luego dejé
de usarlo al comenzar a explotar varios yacimientos que aun me mantienen ocupado. (van ocho
años ya) Sobre el Localizador ( ahora llamado TRACKERHOUND)  nunca después he tenido el
tiempo para seguir usándolo y estudiándolo con  dedicación pues por ahora tengo mucho
trabajo....

Fuimos a buscar puntas de flechas a los conchales de la quinta región. Nunca había encontrado
flechas en mi vida. Inserté una flecha de piedra en la cámara del Localizador Universal y
comenzó a dar indicaciones. Esa mañana encontré 6 flechas en treinta minutos y mis colegas
solo dos en varias horas de trabajo.

Nuestra empresa de servicios sanitarios compró una de esas máquinas con una antena para
buscar cámaras de distribución perdidas. Ni decir que lejos supera cualquier otro detector.
Además compramos cinco aparatos PI ( de pulsos de inducción)  también al Sr. Greswell los
cuales son indiscutiblemente muy superiores a aquellos de otras marcas que nunca nos dieron
la penetración suficiente.

Nuestra organización ha comprado y arrendado varias máquinas detectoras de metales y
tesoros al Sr. Greswell en los últimos ocho o diez años, y hemos hecho muchas perforaciones
pero no hemos encontrado lo que estamos buscando. Hemos encontrado túneles, palas y
picotas muy antiguas, lámparas de acetileno, hemos encontrado metal de cobre bronce y plomo,
y otras materias primas, como botellas de vidrio, tinajas de arcilla, y estatuillas múltiples y
cuadros antiguos, ruedas de carretas, herraje de FE oxidado e incluso varias tumbas muy
antiguas de la época y dinero de cobre en monedas... Hemos encontrado molestos puntos de
alta mineralización y vetas de cuarzo. Afloramientos de agua, ojos de agua, redes metálicas de
agua subterránea, etc....
Hemos reclamado al Proveedor del equipo y la respuesta que nos dio fue: ¡ A lo mejor no hay de
eso que están buscando!...


Richard Greswell  Santiago Chile F 56 9 9 4120078